top of page

Eventos, Forochats, Grupos, Red Social Inmobiliaria y Blog

ENTRADAS DEL BLOG

  • Foto del escritorManager Inmobiliario

La niña de la caja con el fantasma


Artículo de Motivación personal. Manager Inmobiliario, web inmobiliaria www.managerinmobiliario.com/blog
La niña de la caja con el fantasma. Si lo creemos ¡existe!

Mariah podía tener acceso a todo lo que una niña de 4 años podía pedir, sus padres, aunque sin ser ricos tenían una vida organizada: una linda casa, carros del momento, viajes y acceso a buena educación.


Navidad era la fiesta preferida de su familia. La casa se adornaba, empezaban a idear los planes de la cena y desde días antes, el ambiente se impregnaba de ricos olores de onoto y clavo de olor, con la elaboración de platos típicos navideños. Además, se llenaba el ambiente de alegre intriga con la actividad de los pequeños, realizando la Carta al Niño Jesús.


Sentados en la gran mesa del comedor, lápiz y papel en mano, cada hermano de Mariah, iba escribiendo sus anhelados regalos, no sin pregonar antes que se lo merecían porque se portaron bien todo el año ¡Papa, quiero una bicicleta! ¡Yo quiero un radio! Y así entre risas y tocarse bromeando hombro con hombro, cada miembro de la familia iba plasmando en su carta lo que quería, bajo las consideraciones y preocupación de los grandes, de advertir que ese regalo era muy costoso y que al Niño Jesús no le iba a alcanzar su presupuesto para llevar regalos a todos los niños del mundo si seguían pidiendo así.


Este año también le tocaba escoger por ella misma, los obsequios que su Padre iba a escribir en la carta de la pequeña Mariah, para que fuera por primera vez colocada debajo del árbol como la de sus otros hermanos. Su padre no pudo evitar soltar una carcajada, cuando escucho a Mariah pedir que el Niño Jesús le trajera un fantasma, al ver la cara seria de Mariah pidiendo tan particular obsequio, se recompuso para instarla ¡Pero un Fantasma Mariah! Mi niña puedes pedir otra cosa. Pero Mariah firme y resuelta volvió a solicitar tan extraño obsequio. Su padre le detallo un sinfín de posibles juguetes y ropa, a los que Mariah con su tierna expresión movía deicida de un lado a otro su cabecita diciendo que no, el fantasma era su única y última opción.


Llegó la fiesta de Navidad y con ella los añorados presentes y entre ellos una hermosa caja de madera pulida que Mariah recibió con una gran sonrisa cuando le entregaron el extraño presente, no sin antes a la advertencia de su padre, que si abría la caja, el fantasma seguro se iba a escapar… A Mariah también le dejaron bajo el árbol otros regalos esa Navidad, pero ninguno tan preciado como su hermosa caja de madera como morada de su fantasma, la cual Mariah paseaba y presentaba a todos con gran orgullo.


Mucho tiempo estuvo Mariah cargando con la caja convencida que ahí había un fantasma, pero lo más asombroso era su capacidad, aun a su corta edad, de convencer a familiares y amigos, sobre su estimado tesoro ¡Su propio fantasma! Tal era así, que las personas a su alrededor no solo tenían cuidado de no abrirla sino de no maltratar la caja, porque ahí vivía el fantasma de Mariah.


Con el tiempo, a medida que Mariah iba dejando su niñez, también dejo la caja guardada en un rincón del closet, pero sin nunca haber sido abierta; fue muchos años después, que Mariah se enteró, que esa era la caja de un perfume de su padre.


Los lideres no matan los sueños de uno de los elementos de su equipo, los alimentan.


Cada elemento de un equipo puede ejercer su liderazgo apoyando y respetando los proyectos de otros. No hay solo un líder en un equipo.


Un líder jamás abandona y defiende sus sueños de las objeciones sin sentido.


¿Cuántos de nosotros hemos “abierto la caja” o permitido que la abran porque no creemos en nuestros proyectos?


Danos tus comentarios y si te gusto, déjanos un pulgar arriba

¡Hasta la próxima!


Σχόλια


bottom of page