• Manager Inmobiliario

La Mayonesa Inmobiliaria de Teresa Salas

Actualizado: 19 de jul de 2019



A todos los que nos gusta cocinar y hacer nuestra propia mayonesa, sabemos que se requiere un proceso de elaboración con las medidas exactas y el tiempo exacto para incorporar cada uno de sus ingredientes de manera que levante, quede muy cremosa y lo más importante para que no se nos corte. No hay mejor ejemplo, que esta sublime y rica crema delicada, para hacer la comparación, del gran trabajo y compromiso que debemos tener, para observar los procesos y realiza el negocio inmobiliario.

Al igual que para hacer esta apetecible salsa, el negocio inmobiliario requiere técnica, paciencia y que se sigan metódicamente los procesos para producir finales felices. Y llámese finales felices, cuando todas las partes involucradas en una operación inmobiliaria, llegan en armonía, de forma fluida y suave como esta crema, a la culminación de la operación de venta o de alquiler ante Notaria o Registro.

Nos cansamos de escuchar que pareciera que nuestro trabajo es muy fácil, porque siempre se da un negocio de compra, venta o alquiler, en el momento que se encuentran las partes adecuadas con el inmueble adecuado en el lugar adecuado y que todo el mundo puede vender una propiedad... Pero solo podemos definir “como un buen negocio”, cuando tanto el comprador, vendedor o arrendatarios y arrendadores, llegan a ese final con las menores molestias y sobresaltos posibles, sintiendo que realmente hicieron una buena inversión o recibieron una justa ganancia por la venta, sin llegar a tropezones y todos molestos ¡Eso es como encontrarse con una mayonesa agria y grumosa! En el negocio inmobiliario es lo mismo, trabajar con un profesional de nuestra confianza o consultor experto, nos conduce por un camino sin baches y sin piedras hasta nuestro destino feliz; lo importante no es llegar, sino como se llega, porque si hay algo que tiene este negocio, es que es muy noble y aunque se culmine la venta o el alquiler, no es lo mismo terminar con un mal sabor en la boca ¿cierto?

Lo profesionales de comprobada experiencia, tienen el conocimiento de los ciclos y reconocen cada fase del negocio inmobiliario y siguiendo la comparación con la cremita, cada una de nuestras actividades pudiéramos verlas como los ingredientes de nuestra rica mayonesa: los huevos, el aceite, el vinagre o limón según sea nuestras preferencias gastronómicas. Así mismo en cada uno de los ciclos inmobiliarios hay unas fases bien definidas y con momentos exactos, en los que debemos realizar cada una de nuestras gestiones. ¡Nadie echa primero el vinagre y después los huevos porque se corta la crema! Así mismo es el negocio inmobiliario, cada fase tiene su tiempo justo para realizar cada gestión. Y en este sentido hay un ejemplo que me encanta – nadie recibe una oferta de un posible comprador y se la pasa al propietario, sin que el posible comprador conozca el inmueble y todos los detalles de la operación – lo más seguro es que si lo procesamos así, no prospere el negocio. No queremos decir con esto, que no se puede ir resolviendo los detalles que se te presentan por el camino de la negociación, dando soluciones adaptadas a cada caso, para que se resuelva con éxito, como al Igual que hacemos cuando somos todos unos chefs y dominamos muy bien una receta culinaria con mucha práctica y nos podemos dar el gusto de innovar en la receta básica añadiendo otros sabores y combinaciones. Solo con la capacitación continua es que alcanzaremos estas destrezas, conociendo los conceptos básicos de este negocio, reconociendo sus tiempos y con práctica, práctica y práctica, podremos innovar para llevar a nuestros clientes a finales felices.

Por Teresa Salas

Teresa Salas Soluciones Inmobiliarias S.A.

www.managerinmobiliario.com/teresasalassolucionesinmobiliarias

#CapacitaciónInmobiliaria #ClinicadeVentasInmobiliaria #TeresaSalasSolucionesInmobiliarias #TeresaSalas #wwwmanagerinmobiliariocom

26 vistas
Todos los derechos reservados 2014 - Creado por Teresa Salas Soluciones Inmobiliarias