MANAGER INMOBILIARIO, mas que una web...

Propiedades Nacionales e Internacionales | Blog | Capacitación Online | Gerencia de Equipos de Ventas y Marketing Digital | Producción de Eventos

ENTRADAS DEL BLOG

Ser un buen inquilino, es la llave que abre cualquier puerta.



Es común que en la práctica los arrendatarios siempre nos comprometamos a observar cualquier deber y estamos totalmente de acuerdo con estos hasta sin conocerlos previo a la firma del contrato, así que pasado el tiempo en posesión del inmueble, nos fijamos más en nuestros derechos por desconocimiento de estos deberes. Esta es una actitud muy lógica como humanos, porque tiene que ver con el sentido de pertenencia que empezamos a desarrollar entre nosotros y el inmueble arrendado, asiéndonos a él como nuestro espacio vital. Nuestra recomendación es siempre que lean y conozcan bien las Leyes y Decretos que rigen la materia en su localidad, así como haga revisar su contrato por un experto antes de la firma y consulte de que trata cada una de sus clausulas que lo contemplan. No vaya a siegas a un arrendamiento y apurado solo porque requiere del espacio.

A la hora de alquilar una propiedad, tenemos que tener en cuenta que los derechos y deberes como inquilinos son de hecho y de derecho y que figuraran en un contrato en pleno conocimiento de las partes, pero esos derechos y deberes también son éticos y morales, y esta relación va a depender mucho del buen desenvolvimiento y comportamiento que demostremos como inquilinos, mientras estemos dentro y después de la vigencia de los contratos cuando nos toca entregar el inmueble. Bien sea que usted tenga un local, oficina o vivienda arrendada, recuerde siempre estas normas que marcan una sana relación arrendaticia:

1.- El uso es para vivir o realizar nuestra actividad económica. Pero recuerde, el inmueble objeto de la relación arrendaticia solo nos fue dado para nuestro uso y disfrute por un tiempo determinado, pero tenemos que estar conscientes que es un bien que tiene su legítimo propietario y no podemos ceder, traspasar o subarrendar.

2.- La cadena del éxito. Debemos cumplir con los pagos de los cánones en las fechas fijadas dentro del contrato; la mayoría de personas que invirtieron en inmuebles, tuvieron esa arriesgada iniciativa para destinar los ingresos productos del alquiler, a otras inversiones o para mejorar o completar sus pensiones, sueldos o mesadas. Y estos cánones normalmente lo tienen comprometidos para la fecha en la que fijaron su cobro. Si nos atrasamos como inquilinos estamos rompiendo la cadena del éxito, causando un perjuicio al propietario para cumplir con sus compromisos ya pautados, lo que se convierte en una cadena de inconveniencias para con otros terceros.

3.- Vivir bonito. Y hablando de las inconveniencias de esta cadena, debemos ser conscientes que las propiedades horizontales como edificios de vivienda, centros comerciales, edificio de oficinas y empresariales; se ven afectados en su buen uso y mantenimiento, por el incumplimiento de los deberes de los arrendatarios. Así que no solo sea puntual en su pago del canon de arrendamiento, sino que si su contrato establece el pago de condominio, también observe la puntualidad del pago del mismo. De esto depende que nuestra calidad de vida se desarrolle de manera ordenada, limpia y en armonía, dentro de nuestra comunidad residencial o comercial.

4.- Su casa, es mi casa. Esto aplica igual para oficina o locales como para viviendas, debemos mantener y cuidar el inmueble, como si fuera nuestra propiedad. Y esto además refuerza al ítem anterior de Vivir Bonito, y se relaciona con el respeto y la consideración que se le debe a toda propiedad privada o de bien público. Recuerde que podemos realizar mejoras al inmueble según nuestro estilo de vida y los requerimientos de nuestra actividad comercial, siempre en concordancia con las normas del condominio y aprobadas por el propietario del inmueble alquilado.

5.- Más bonito que cuando me lo entregaron. Sea cual sea la circunstancia por la que usted está entregando un inmueble, al término de una relación arrendaticia déjelo mejor o por lo menos en las mismas condiciones de limpieza y mantenimiento de lo que lo encontró. Y en cuanto a las mejoras o remodelaciones del mismo, recuerde que estas se hicieron para su disfrute o para llenar los requerimientos de su propia actividad. Solo en caso que previamente se haya pautado, acordado y luego estipulado en el contrato, el propietario podrá reconocer cualquier monto de remodelación o acondicionamiento del inmueble; pero si no fue así, las mismas quedaran a beneficio del propietario. Si decide llevárselas porque su contrato así lo estipula, deje el inmueble en las mismas perfectas condiciones de habitabilidad u obra gris que lo encontró, bien limpio y sin escombros.

6.- Amigos para siempre. Llévese bien con el dueño de la propiedad y mantenga excelentes relaciones de por vida. El propietario del inmueble no es su enemigo y tampoco le alquilo el inmueble para robarlo o estafarlo, recuerde que este es un camino de doble vía y acordaron caminarlo conociendo los términos desde el inicio y bajo un contrato. Mantener buenas relaciones con su casero no solo da satisfacción y calidad de vida, también pueden ser una constancia muy preciada al momento de requerirla para cualquier gestión ante bancos y ante otros propietarios. El soporte de una excelente referencia personal o comercial emitida por un propietario o una administradora como “constancia de buen inquilino”, es una carta de presentación que nos abre las puertas en cualquier parte del mundo.

Teresa Salas Soluciones Inmobiliarias, es una empresa dedicada a la venta, alquiler y administración de propiedades en alquiler por mas de 30 años.


30 vistas
Todos los derechos reservados 2014 - Creado por Teresa Salas Soluciones Inmobiliarias