top of page

Eventos, Forochats, Grupos, Red Social Inmobiliaria y Blog

ENTRADAS DEL BLOG

  • Foto del escritorManager Inmobiliario

Ubicación, ubicación, ubicación…a veces es buena, pero ya no tanto

Actualizado: 17 jun


En el área inmobiliaria ubicación, ubicación y ubicación, es una frase que determina el alto rendimiento de una propiedad, aún más en el área inmobiliaria comercial, en donde la localización de un inmueble, podría establecer un mejor retorno de inversión generado por su alquiler o mejores ganancias para una actividad comercial, en consecuencia, a un alto tráfico de clientes que pululan frente a su vitrina.


Por esto último, al alto tráfico de posibles clientes, es que todos los que compran o alquilan un local, por supuesto que desean que estén ubicados en las calles más transitadas, o cerca de las entradas, ascensores o escaleras, en el caso de los centros comerciales. Pero geográficamente hablando, cuando realizamos la comercialización de espacios comerciales, las coordenadas de todos los locales, no pueden estar en los mismos puntos, así que complacer a todos para llenar esta característica del inmueble, es casi imposible.


 

La única determinante que no podemos cambiar de un inmueble, es su ubicación. Podremos intervenir en el número de sus espacios internos… o un poco en su fachada si la alcaldía o condominio lo permite… o mover puntos de agua y luz… y hasta remodelar a fondo para quitar un poquito de años al inmueble… pero lo invariable es su ubicación.

 

Pero como en todo evento calamitoso, siempre surgen nuevos modelos y aspectos que cambian nuestra forma de pensar y de actuar, por supuesto que el sector inmobiliario y de la construcción, también está siendo impactado por este último evento mundial y a esto nos referimos con nuestro título con que la ubicación es a veces buena, pero ya no tanto… Ya hace años venía evolucionando el concepto de "la mejor ubicación", pero fue en este último año o primer año post pandemia, que nos hemos conseguido con algunos grandes, medianos y pequeños comerciantes, que están adaptando sus estrategias de negocios hacia la omnicanalidad, en donde ciertamente van a combinar sus actividades de venta y mercadeo, en un sistema híbrido entre lo online y offline.


En nuestra experiencia en el ejercicio diario y la observación continua del comportamiento del cliente inmobiliario específicamente del área comercial, nos estamos encontrando con clientes de grandes y medianas marcas, localizando espacios más pequeños y no de “tan buena ubicación”. Uno de los ejemplos son las actividades de comida, donde están solicitando espacios para colocar grandes cocinas y pocas mesas, orientados a atender a los tres tipos de consumidores: el que desea que le envíen su platillo favorito a casa, a los que todavía tienen el deseo de salir y compartir en un sitio fuera del hogar que sea preferiblemente al aire libre, o los que piden previamente por el Whatsapp para que se lo tengan listo a determinada hora para retirar.


También tenemos como ejemplo a los del área de tecnología, de ropa y calzado, que más que ubicación lo que solicitan es un espacio para almacenar y al mismo tiempo mostrar, porque conocen que lo que no se muestra rápido se queda hueso y frío. Algunas empresas de estos rubros, ya se están manejando con estrategias de mercadeo y ventas entre Redes Sociales, conversión de prospectos a clientes a través de su web o WhatsApp, con un sistema de pago claro y entrega en sitio, o envió muchas de las veces gratis o con valor silencioso para el consumidor. Además, estas marcas están entrando en tercería o contratando empresas de pago y entrega que han desarrollado sus propias apps amigables para el cliente final.


En este sentido observamos que ya la ubicación es importante pero no tanto, porque la tendencia es a economizar o maximizar recursos. En el caso comercial, mientras más escondido o solitario esté un inmueble, por supuesto es más barato su precio por metro cuadrado o canon mensual de alquiler, lo mismo si es más grande o más pequeño. Lo que si no se le escapa al nuevo homo comerciante, es la importancia de los servicios: gas, agua, línea telefónica y lo indispensable, buena conexión a Internet, así sea suministrada por una empresa privada que ellos mismos tengan que contratar.


En conclusión, la vida en todos los aspectos nos está cambiando y los que comercializamos locales y los clasificamos en razón a su ubicación para actividades de tráfico, impulso o destino; percibimos que, en la actualidad, lo que antes catalogamos como una actividad de tráfico se está convirtiendo en una de destino ¿Será que pronto veremos otra forma de ciudad comercial y arquitectura de centros comerciales e inmuebles comerciales? ¿O volveremos a la normalidad? Los leemos, déjennos sus comentarios aquí en la cajita y no olviden darnos un pulgar arriba, si este artículo les gusto para motivarnos a escribir un poquito más.


¡Hasta la próxima!


Comments


bottom of page